Dopamina: la molécula del síndrome de Parkinson (V.1, N.5, P.4, 2018)

Facebook Twitter Instagram YouTube

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Portugués De Brasil. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Tiempo de leer: 2 minutos
#accesibilidad Estructura química de la Dopamina C 8 H 11 N O 2.

Lentitud en los movimientos, rigidez muscular, temblores, cansancio sin causa aparente, apatía. Estos son algunos de los síntomas de quien posee deficiencia en la disponibilidad de dopamina, molécula que es producida en una región del cerebro conocida como sustancia negra (o nigra) del mesencéfalo. La muerte o degradación de células de esta región causa un “desabastecimiento” de dopamina en el cuerpo, provocando los efectos apuntados al inicio del texto, que al final de cuentas pasan a ser conocidos como Síndrome de Parkinson (SP). La dopamina posee, como una de sus funciones primordiales, el control de los movimientos finos, del equilibrio y de la estabilidad postural.

Lejos de ser una enfermedad descuidada, el SP cuenta con muchos recursos humanos y financieros para que se encuentre la cura. Sin embargo, aún hoy la enfermedad es considerada incurable y progresiva, además de no tener un pronóstico definido: algunas personas conviven bien con el SP por toda la vida, mientras que otras se vuelven severamente incapaces en corto tiempo post-diagnóstico, comprometiendo inclusive las capacidades cognitivas y mentales. Es común decir que cada paciente posee su propio Parkinson. En este sentido, en un posible diagnóstico, el paciente debe tener en mente que existe una gran posibilidad de que su vida prosiga de manera sana, inclusive muy próxima a la normal.

El diagnóstico de la enfermedad no es trivial, basándose principalmente en datos clínicos, histórico del paciente, entre otros, pues no existe un examen específico para detectar este síndrome. Exámenes complementares, como la electroneuromiografía, la resonancia magnética y la tomografía computarizada pueden ser útiles para excluir otras enfermedades que generan los mismos tipos de síntoma, es decir, el diagnóstico del SP también se realiza por exclusión. Su tratamiento es realizado principalmente con el uso de drogas que actúan como agonistas (sustancia capaz de conectarse a un receptor celular y activarlo para provocar una respuesta biológica) o como precursoras de la dopamina. Entre la más conocida está la levodopa, droga estándar en el tratamiento del Parkinson. A pesar de sus efectos colaterales y tolerancia, la levodopa sin duda causó una revolución en la mejora de la calidad de vida de muchos pacientes.

Fuentes:

Fuente de la imagen destacada: By Harbin [Public domain], from Wikimedia Commons

Para saber más:

http://parkinsonhoje.blogspot.com/p/substancia-negra.html, accesada el 20/09/2018
https://www.erichfonoff.com.br/blog/levodopa-a-medicacao-que-revolucionou-o-tratamento-de-parkinson/, accesada el 20/09/2018
http://www.parkinson.org.br/firefox/index.html

Compartilhe:

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *